LA VERDAD DE DIOS SUSTENTADA POR LAS ESCRITURAS

LA VERDAD DE DIOS SUSTENTADA POR LAS ESCRITURAS

Hechos 17: 10-15

Introducción:

Huyendo de Tesalónica, Pablo y Silas llegaron a Berea. Al entrar a una Sinagoga, empezaron a enseñar sobre Jesús: “Que él era el cumplimiento de las profecías, el Mesías”. Los líderes de la sinagoga fueron receptivos al mensaje que Pablo les impartía, pero comprobaban a través de las Escrituras lo que él decía (v.11).

Sin embargo, no tardaron, una vez más, en enfrentar la persecución violenta. Pablo en unas de sus cartas, les escribía a los hermanos que: “Él llevaba las marcas de Cristo en su cuerpo” Y a través de los tiempos, el cristiano genuino, lleva esas marcas.

Cuerpo:

  1. 10. La persecución permitió llevar el evangelio a otros países. En el momento, en la hostilidad, no es fácil enfrentarla, además de sufrir en el cuerpo los golpes, en la mente pasan un sin números de pensamientos de incertidumbre. Pero la fe hace que se mantengan las perspectivas en Dios, que él tiene el control de las cosas, y que de esa hostilidad hay un propósito grande. En este caso, que el evangelio se extendiera a las naciones.
  2. 11-12. La palabra dicha de los ministros de Dios, tiene que ser comprobada con las Escrituras. La verdad de Cristo, de ser el Mesías; los líderes de la sinagoga solícitos al mensaje de Pablo, le pidieron que lo demostrara a través de la palabra de Dios. Esto fue sorprendente para Pablo y para Silas, de encontrar en ellos disposición, aceptación y nobleza:“Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”(v.11). Y como resultado, creyeron muchos, tanto judíos como también griegos; comprobando así que: “En el evangelio no hay judíos ni griegos, la salvación es para todos los que creen”.
  3. 13-15. La hostilidad del mundo, es marca en los que llevan la verdad de Dios con fidelidad. La verdad de Dios es hasta el día de hoy rechazada, ya sea pacíficamente o violentamente. En la obra misionera del apóstol Pablo, la hostilidad tuvo muchas formas: Pacífica, con falsos testimonios, calificaciones, insultos y violentamente. A esto se refería el apóstol cuando escribió diciendo:“Yo traigo en mi cuerpo las Marcas del Señor Jesús”(Gál.6:17). ¿Buscaron ellos el sufrir las envestidas del mundo? No. Sino que, era de esperarse, pues los hombres aborrecen la luz, porque aman las tinieblas. ¿Son amantes de paz? Sí. Pero una paz con pecado, con maldad, sembrando tormentas sin esperar destrucción. Y como esto no es posible, Jesucristo nos ofrece una paz genuina, al traer el perdón de Dios a los hombres, el hombre tiene la oportunidad de vencer el pecado y practicar la justicia en santidad.

Conclusión:

 El cristiano al ser llamado a practicar la justicia y vivir en santidad, emprende una lucha. Debido que todavía está en el cuerpo, no le es fácil, es una lucha, que bíblicamente se le llama lucha espiritual, en el cual es llamado a vencer: “Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis” (Gál.5:16-17). Y juntamente con ello, enfrenta la hostilidad del mundo. La pregunta es: ¿Lleva el cristiano de estos días, las marcas de Cristo en su vida? Tiene que evaluarse así mismo, para tener la seguridad en él mismo, de que está en el camino correcto.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s